Construcción sostenible

Reducir la huella ambiental o huella de carbono de casas y edificios, como ya se está haciendo en numerosas ciudades del mundo, es fundamental.

_____________________________________________________________________________________________

Muy oportuno la puesta en marcha del laboratorio para proyectos piloto de lo que se denomina construcción sostenible ubicado en el Parque Tecnológico de Guatiguará. Liderado por la Cámara de Comercio de Bucaramanga cuenta con el apoyo de importantes empresas constructoras de la región, Camacol, la UIS, la Universidad Santo Tomás, el SENA, la alcaldía de Bucaramanga, la Comisión Regional de Competitividad, Innpulsa Colombia y el gobierno de Suiza.

Esta iniciativa busca ser referente nacional para que el sector de la construcción -fundamental para la economía y la generación de empleo- con sus cadenas de suministro use métodos y procesos técnicos que conduzcan a poner su cuota contra el cambio climático y el calentamiento global, dura realidad que lleva al mundo a situaciones de desastre en lo político, económico, social y ambiental.

Reducir la huella ambiental o huella de carbono de casas y edificios, como ya se está haciendo en numerosas ciudades del mundo, es fundamental. Está el uso de paneles solares para la generación de energía limpia, sistemas y equipos para el uso más eficiente del agua y la energía, sensores para ahorrar electricidad y el uso de madera certificada. Además, la construcción de los llamados techos y fachadas verdes; uso de materiales productos del reciclaje bajo los principios de la economía circular. Muy importante la instalación en los parqueaderos de los cargadores de energía para vehículos eléctricos cuya demanda está aumentado aceleradamente. Gran reto para el sector de la construcción y sus dirigentes innovadores.

En este contexto, muy oportuno lo que recomienda el famoso millonario y filántropo Bill Gates en su reciente libro, Cómo evitar un desastre climático. Demuestra la urgencia, y propone las soluciones -basado en irrefutables estudios científicos- de pasar de 51.000 millones de toneladas anuales de gases de efecto invernadero que se botan a la atmósfera todos los años, a cero, en un tiempo crítico. Reconoce que no es fácil, pero no imposible. Actuar en lo global y lo local, es fundamental, pues la “triple c” o “triple crisis, como la llama la ONU sigue aumentando: la crisis climática, la crisis de la polución y la crisis de la pérdida de biodiversidad.

Autor: Gustavo Galvis Hernández

Artículo de El Tiempo: https://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/gustavo-galvis-hernandez/construccion-sostenible-FG3459142

Otras columnas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *